miércoles, 31 de enero de 2018

Room 213 (Dark Street)

Dark Street es una nueva escape room que ha abierto sus puertas en pleno centro de Madrid hace aproximadamente un mes. La temática de Room 213, su única sala (por el momento), es de misterio/terror. Debido al poquito tiempo que llevaban abiertos habíamos visto muy poco sobre ellos (siempre a través de su página de Facebook, donde son bastante activos), pero lo poco que se veía en las fotos tenia muy buena pinta. Así que, ¿para qué esperar más?
Desde los años 50, la habitación 213 del Gran Hotel Ópera ha permanecido cerrada al público. Tras la desaparición de varios huéspedes en circunstancias indeterminadas en su interior, empezaron a darse sucesos paranormales. Desde entonces, muchos científicos de lo paranormal y médiums han investigado la habitación, pero hasta la fecha ninguno ha conseguido resolver sus misterios...
Los chicos de Dark Street tienen un local enorme, muy ambientado desde el momento en el que cruzas la puerta que da a la calle. La ambientación esta cuidada hasta el extremo en el que realmente parece que te están conduciendo a través de un pasillo de una planta de hotel abandonada hasta llegar a la habitación. Aun así, las primeras impresiones no hacen justicia a lo que te espera dentro; partiendo de que se trata de una habitación de hotel (y por tanto no hay muchos objetos personales), los detalles están muy cuidados para recrear la situación que quieren, nada desentona en ningún momento.


A pesar de lo anterior, creemos que el punto fuerte de la sala son sus juegos, bastantes, variados y para todos los gustos. Se podría decir que la sala gira en torno a tres puzles más complejos y elaborados basados en mecanismos, rodeados de otros más sencillos y rápidos, que van desde pruebas de mera observación a otras de mayor lógica, apertura de candados etc. Con todo esto, en conjunto, consiguen un ritmo y una experiencia muy completa. Además, una de las cosas que más nos gustó de esos tres puzles "centrales", es que con ellos explotan a fondo la faceta del trabajo en equipo dentro de la sala.

En cuanto al tema de pasar miedo dentro, diremos que no es una sala de terror al uso (aunque sí que hay algún que otro susto concreto), si no que la cosa se centra más en la atmósfera de tensión que consiguen crear a lo largo de la experiencia.

La historia se va desarrollando a lo largo del juego, llegando a tener un papel fundamental en una buena parte de las pruebas. Sin embargo, es aquí donde nos encontramos lo único que no nos acaba de convencer de la sala, y es que llega un punto en que se pierde el hilo conductor de la historia, haciendo que el final carezca un poco de sentido y no sea todo lo genial que podría haber llegado a ser (de hecho, nosotros necesitamos que nos explicasen una de las partes finales tras lograr salir).  Por suerte, nos consta que es algo en lo que están trabajando actualmente y que seguro que consiguen mejorar para que les quede una sala totalmente redonda.

Salimos con 14 minutos de sobra. Aunque es bastante tiempo, tenemos que decir que por pura casualidad (y gracias a la ayuda de los espíritus) hicimos una parte mucho más rápido de lo que la tendríamos que haber hecho. De haberla hecho por el método adecuado, hubiésemos salido solamente con 6 o 7 minutos de margen. 

Como siempre, aquí dejamos los gráficos a modo de resumen de nuestra experiencia:



Como gran punto positivo de la sala, destacamos lo bien hilados que están todos los elementos de los que se componen los  puzles centrales y lo originales y diferentes que son.

En cuanto a lo negativo, tenemos que quedarnos con el final. Aunque, como decimos, el juego que hay que hacer nos gustó mucho, teníamos la sensación de haber aparecido allí de repente, sin enterarnos de qué estaba pasando y de por qué estábamos haciendo ese puzle concreto y su conexión con la historia. Después de que Joaquín (que fue totalmente encantador con nosotros), nos contase los cambios que quieren hacer en este aspecto, no nos cabe duda de que en no mucho habrán conseguido tener un final a la altura del resto de la sala.

En conclusión, es una sala de dificultad media-alta/alta, recomendada para grupos de 3 o 4 personas. Aunque cada grupo es un mundo, no la recomendaríamos como primera experiencia en un escape si realmente queréis sacarle todo el jugo a la complejidad de los puzles.


      Empresa: Dark Street Escape Room
      Sala: Room 213
      Jugadores: 2 - 6 
      Precio: 50€ – 90€       
      Web: www.darkstreet.es
       📧: info@darkstreet.es
      ☎: 910 66 31 97  
      Dirección: Amnistía, 3, 28013 (Madrid)     
              

No hay comentarios:

Publicar un comentario