martes, 3 de abril de 2018

Ratas de Biblioteca (ActionHouse)

Una vez más volvemos a Action House... ¡cuantísimo cariño le estamos cogiendo a esa casa! No podíamos tener más ganas de jugar su segunda sala.  Y más aún después de habernos divertido tanto en la primera y en el evento de Halloween de ¡Hereda como puedas! Llevábamos mucho tiempo intentando ir, pero, como solo se podía reservar en fines de semana, nos era imposible cuadrarlo con horarios de trabajo. Por eso, en cuanto vimos que pasaron a tenerla disponible entre semana, reservamos corriendo (va a ser verdad eso de que hay una especie de fenómeno fan con estos chicos…).

A continuación os dejamos el resumen de la historia. Por favor, no dejéis de leer la carta de contacto original en la página web de AH. Antes de llegar, siempre merece la pena echar un vistazo a "lo que sabemos hasta ahora" ;):
Esta vez somos un grupo de ladrones. Don Ramón Calavera, coleccionista de arte millonario, ha contratado nuestros servicios. Parece ser que nos pagará una buena suma a cambio de colarnos en casa de un arqueólogo y conseguir hacernos con ciertos manuscritos. Está todo preparado. Nuestro contacto en la casa es Pruno, el mayordomo, quien nos dará más instrucciones a nuestra llegada. 
Cuando llegamos ante la puerta morada no podíamos más de los nervios. Como es costumbre en AH, todo empieza desde esa misma (ya casi icónica) puerta. Esta vez conocimos a Pruno, que nos sorprendió con un extraño “tic nervioso”, vimos el vídeo de las normas y ¡acción!

Para decirlo claro desde el principio, a nosotros, valorando la parte de sala de escape en sí, nos parece que en este juego se han superado.

La ambientación está muy conseguida (teniendo en cuenta que tampoco recrean ningún sitio especialmente raro o extraordinario) y es totalmente realista, plagada además de detalles que, encima, antes o después entran a formar parte del juego. Además, tiene unos cuantos guiños y objetos curiosos que merece la pena pararse a apreciar.

En cuanto a los puzles, hay muchos, muy variados y para todos los gustos, tanto algo más simples y rápidos, como más complejos y de darle al coco, y, como no, la correspondiente seña de identidad de AH. Todo esto, justo a la total no linealidad de la sala, hace que el trabajo en equipo (sobre todo en cuanto a comunicación y organización) sea fundamental para conseguir los objetivos del grupo. Es una sala frenética con mucho trabajo por hacer… no se puede parar ni un segundo. Recuerda: TODO puede formar parte del juego!

De hecho, una de las formas en las que adaptan el nivel de dificultad de la sala es precisamente bajando esa densidad de elementos que forman parte del juego (aunque sin cambiar para nada la esencia del mismo o de los enigmas), por lo que recomendamos totalmente ser sinceros respecto al nivel de experiencia del grupo a la hora de hacer la reserva.

Una parte esencial de la sala está en el hecho de vivir y disfrutar la historia al máximo. Es cierto que todos los elementos (ambientación, objetivos, puzles, ritmo…) de la sala ayudan muchísimo a que entres y te sumerjas completamente en la historia (a nuestro parecer, más compleja e hilada que la que nos encontrábamos en Un Caso Perdido), pero también es verdad que, en esta ocasión, puede ser que haga falta un poco más de proactividad por parte de los jugadores para que pasen ciertas cosas y sacarle todo el jugo a la experiencia.

Todos los objetivos están muy claros durante el juego. Además, el planteamiento de los enigmas hace que, aunque su resolución pueda ser compleja, puedas saber con qué objetos se realiza cada uno y asociarlos rápidamente. Además, tanto la ambientación como los puzles van totalmente acordes a la historia y sus personajes, estando todo muy bien hilado y atado. No os fiéis de las primeras impresiones, aquí nada es lo que parece...

Consigas o no tus objetivos la historia tiene un final del que disfrutar y con el que cerrar la experiencia, cosa que se agradece y te deja con muy buen sabor de boca.

Salimos a falta de 3 segundos, gracias a que nuestro pequeño Goblin Suplente es hiperactivo y a veces va por su cuenta (xD), qué subidón! Seguro que ya sabéis que nos encantan los detalles de recuerdo que tienen en algunas salas… pues en AH hacen una copia de la foto grupal con una polaroid para que os la podáis llevar a casa (aunque haya que pelearse por ver quién se la queda!).

Como siempre, aquí os dejamos las tablas-resumen de nuestra experiencia:



¿Qué destacar como punto positivo? ¡Si es que para nosotros la experiencia fue totalmente redonda! Es una de esas salas en las que, si te metes y disfrutas de la historia como es debido, tienes la sensación de estar viviendo totalmente tu propia aventura.

En cuanto a lo negativo… estamos completamente en blanco ^^’ El caso es que salimos con esa sensación de “¡qué guay!” y sin poder parar de hablar de la sala.

En conclusión, es una sala de dificultad alta, aunque variable dependiendo de lo que digas en la reserva (nosotros escogimos la dificultad máxima). Aunque, como en todo, sabemos que no todo el mundo estará de acuerdo con esto, para nosotros esta sala es mucho más completa que la primera (ojo! Sin desmerecerla para nada). La recomendamos para cualquier tipo de público y nivel de experiencia, eso sí, llevando predisposición a explotar todo lo que ofrece AH.


      Empresa: ActionHouse
      Sala: Ratas de Biblioteca
      Jugadores: 2 - 6 
      Precio: 50€ – 90€       
      Web: actionhouse.es 
       📧: info@actionhouse.es     
      ☎: 640 25 24 45       
      Dirección: Luis Vives, 6, 28002 (Madrid)       
             

No hay comentarios:

Publicar un comentario