sábado, 4 de agosto de 2018

Una Extraña Mercancía (Dale al Coco)

Este es el segundo juego de Dale al Coco. Tras dos semanas teniendo que posponer la sesión por culpa de los Señores del Aire Acondicionado, por fin podíamos probarla. Es una sala que se juega en modo competición obligatoriamente, así que llamamos a nuestro ya compi de escapes Fernando (aka El Traidor) de Escapar, quiero escapar, que formó equipo con Tam (aka El Arma Secreta), para jugar contra ellos.

Llegamos a Dale al Coco con muchas ganas e incluso algo nerviosos. No habíamos vuelto al local desde que hicimos "¿Vacaciones?" cuando casi acababan de abrir, así que nos encantó ver cómo ha evolucionado y lo bonito y acogedor que lo tienen, es uno de esos sitios en los que se puede pasar horas (damos fe de ello) tranquilamente.

En este caso hemos llegado a la comisaría de Dale al Coco. Tras varios años intentando capturar a una banda de narcotraficantes, han conseguido intervenir una de sus rutas y hacerse con parte de su cargamento, pero les ha servido de menos de lo que esperaban. Para eso estáis vosotros ahí: dos equipos que recopilarán toda la información que la organización Dale al Coco estaba manejando e intentarán descubrir todos los secretos que esconde la mercancía, luchando por ser capaces de ser los primeros en cerrar el famoso caso de una vez por todas. 
De repente, te encuentras totalmente inmerso en una trama policíaca digna de película, con tensión y cosas que tener en cuenta por todos lados. 

Nos gustaría dejar claro que no es una sala de escape al uso; el objetivo en ningún momento es escapar, si no conseguir toda la información referente al caso. De hecho, nos recuerda mucho a la dinámica de Boom Escape, pero habiéndole dado una vuelta de hoja muy interesante al modo competición. La sala es una única habitación en la que te encontrarás todos los elementos que son necesarios para el caso, que irás descubriendo de forma lineal y guiada.

Hay muchísimas pruebas y muchísimas cosas que hacer, la sala es un no parar y es muy frenética (sobre todo si te metes de lleno en la dinámica de juego). Todas las pruebas siguen muy bien la temática y, además de tener que utilizar la lógica, hay varias cosas muy manipulables que consiguen que el realismo y la inmersión sean aun mayorer. Hay algunos enigmas bastante inusuales en salas de escape, que además son de esos que ayudan a mantener la tensión y concentración durante el juego.


Destacamos especialmente el papel del GM, que no solo tiene que estar atento a los dos juegos, si no que de él (ella, en nuestro caso) depende buena parte del desarrollo del mismo. Su papel principal no es el de dar pistas (que también) si no que es el que te va guiando a través del juego, consiguiendo que la linealidad cobre sentido. En este papel, Paula estuvo increíblemente bien, sin perderse detalle, ayudando solo cuando hacía falta y no perdiendo tiempo en ningún momento (creednos, en esta sala el tiempo es muy valioso, si no que se lo digan a El Traidor! ¬¬).

Y aquí llega lo más interesante: la competición. Aunque es una sala que se podría jugar perfectamente sin ese modo y sería igualmente interesante, el pique entre equipos hace que todo cobre otro cariz. Todo está muy preparado para que el pique (siempre sano por favor!) vaya surgiendo hasta el momento en que empieza el “juego real” donde cada equipo contará con diferentes armas que podrá gestionar como crea conveniente (a no ser que juegues contra gente como El Arma Secreta, claro… xd). ¡Mucho ojo con fastidiar de más al equipo contrario! En esta locura de caso nunca se sabe lo que puede acabar pasando...

Todo junto hace que la sala sea ese “no parar” del que hablábamos, llegando a un final muy al límite (sobre todo si cada equipo sabe jugar sus cartas). La sala se guarda un par de sorpresas y un final muy (pero muy) divertido, de esos que acaban de redondear la experiencia a la perfección.

Ninguno de los dos equipos conseguimos todos los objetivos, aunque sí que cerramos el caso. Disfrutamos muchísimo de la experiencia, y además es de esos juegos que siguen dándote de qué hablar aun varios días después ;)

Como siempre, os dejamos los gráficos de la sala tal y cómo la hemos vivido nosotros:



Como mayor punto positivo de la sala, destacamos la originalidad del planteamiento del juego, especialmente en lo referido a la parte competitiva, que le da un punto extra de tensión (e incluso estrategia).

Sobre lo negativo... quizás nos faltó un poco de ambientación, aunque realmente el conjunto de todo es tan inmersivo que es algo más bien secundario.

En conclusión, es una sala de dificultad alta (muy alta dependiendo de contra quien juegues). Recomendamos ir con la mente abierta y no esperando una sala de escape al uso para no acabar estropeándote la experiencia. Una sala muy recomendable para jugadores con varias salas a sus espaldas; un juego difícil y divertido por igual :) Último consejo: no pillar al culpable no es una opción, aprovechad bien vuestras armas! ;)

A falta de la foto postjuego, ponemos esta del buen rato que pasamos después 
¡muchas gracias por todo chicos! Si es que sois amor <3

      Empresa: Dale al Coco
      Sala: Una Extraña Mercancía
      Jugadores: 4 - 8 
      Precio: 80€ – 144€       
      Web: dalealcocoroomescape.com
       📧: info@dalealcocoroomescape.com    
      ☎: 910 539 984/ 616 014 788/ 638 985 612       
      Dirección: San Cayetano, 3, 28005 (Madrid)       
 +

No hay comentarios:

Publicar un comentario